La salud bucal puede afectar la salud del bebé.

¡Inicie la maternidad con dientes saludables!

El cuidado de los dientes y las encías adquiere especial importancia durante el embarazo. La salud bucal puede afectar la salud del bebé.

Durante el embarazo, la mujer es más propensa a contraer una enfermedad en las encías llamada periodontitis. Ello se debe a que los cambios hormonales experimentados durante el embarazo hacen que las encías se vuelvan más sensibles a la placa bacteriana. Esta enfermedad produce inflamación, hemorragia, enrojecimiento y dolor en las encías.

Cuidar de la salud oral durante el embarazo contribuye a la salud general y ayuda a mantener saludable a la mamá y a su bebé. Cuando la mujer es saludable, ayuda a prevenir un nacimiento prematuro o que el bebé nazca de bajo peso. Los bebés que nacen de bajo peso son más propensos a presentar problemas de salud tal como inestabilidad de la temperatura, problemas de alimentación o respiratorios e ictericia.

Coordine una cita con el dentista tan pronto como se entere de que está embarazada.

Si su embarazo es considerado de alto riesgo, pregúntele a su doctor acerca de visitas dentales. Es seguro tener limpiezas de los dientes, tratamientos dentales y anestesia local en cualquier momento durante el embarazo. Radiografias recomendadas por el dentista también son seguras para usted y su bebé. Recibir tratamiento completo para todas sus caries antes de que nazca el bebé ayuda a prevenir que los gérmenes que causan las caries se transmiten a su bebé. No recibir el tratamiento dental necesario puede llegar a causar problemas de salud tanto para usted como para su bebé.

 ¿Necesita ayuda con pagar su cuidado dental?

Programa First Steps (Medicaid para el embarazo del DSHS) proporciona seguro médico (cuidado prenatal) seguro dental de emergencia y cobertura para la visión. Llame a Family Health Hotline marcando el 1-800-322-2588 o averigüe en el Benefit Finder si puede ser elegible.

Cómo prevenir la periodontitis:

La salud dental de la madre puede afectar al bebé incluso tras el nacimiento. Las bacterias que provocan la caries son transmisibles a través del beso o cuando se comparte comida. Para proteger al bebé, cuídese de la caries y la periodontitis y empiece a limpiar los dientes del bebé tan pronto como le broten.

Esté atenta a los signos. La periodontitis se manifiesta con enrojecimiento (no color rosado), inflamación o hemorragia en las encías. El mal aliento y los dientes flojos también son signos de esta enfermedad. Si percibe algunos de estos signos, comuníquese de inmediato con el dentista.

Hágase revisiones periódicas. En general, debe acudirse al dentista cada seis meses. Es particularmente importante acudir al dentista durante el embarazo.

Cepíllese los dientes. Cepíllese los dientes diariamente: por las mañanas, antes de acostarse y después de las comidas. De esta manera se reduce el riesgo de contraer periodontitis.

Límpiese con hilo dental. La placa bacteriana puede formarse entre los dientes, en puntos imposibles de limpiar con un cepillo. La limpieza con hilo dental puede reducir la formación de placa entre los dientes y en los bordes de las encías.

Limite el consumo de golosinas y bocadillos a base de almidón. Las gaseosas, los caramelos y las papitas fritas tienen un alto contenido de azúcar. Estas comidas alimentan a las bacterias que se alojan en la boca y provocan la periodontitis.